• Elegí tu moneda

  • Las emprendedoras andan leyendo #12

    Conocí a Ailin Ciepa en una reunión de emprendedoras que hicimos en La Esperanza de los Ascurra (uno de los lugares a los que más extraño) con @terapiaemprendedora y otras genias. Ailin es una persona dulce y profesional a la vez. Y por eso le pedí que nos recomiende un libro en #lasemprendedorasandanleyendo Debió haber salido en junio, pero ¡no llegué! Así que este mes habrá partida doble de esta sección.

    ¿Te presentás con tus palabras para quienes no te conocen?

    Soy Ailin 🙂 Nací en Neuquén un 4 de diciembre. Sí, soy de Sagitario como Gachi y Pachi. Vivo sola en un departamento y tengo un par de plantas que cuido con amor y espero que pasan este invierno.
    Me gusta hacer actividad física, viajar, escribir, leer, sacar fotos, cocinar, tomar mate con amigos, jugar con mis sobrinas, conocer lugares nuevos y siempre estar aprendiendo algo.
    Observo todo aunque no todo el tiempo y soy un poco sensible a las cosas que me rodean.
    Creo en la armonía de lo simple y que en lo cotidiano también se esconde la creatividad.
    Soy diseñadora gráfica y emprendedora. Hace 3 años que trabajo freelance en mi proyecto @ailin.ciepa; y académicamente soy técnica, licenciada y pronto especialista. Era posta lo de estar siempre aprendiendo algo, nunca dejo de estudiar!¿Qué libro nos recomendás? ¿Cómo llegó a vos?

    Tengo la fortuna de ser hija de una bibliotecaria, así que durante los últimos años que viví en Bueno Aires acompañe a mi mamá a la Feria del Libro a invertir mis ahorros en muchas lecturas. La magia del orden (Aguilar, 2014), de Marie Kondo me lo compre en el 2017; fue uno de esos libros que compré por el boom y me dejé llevar por los buenos comentarios. Cuando lo abrí no me encantó, no conecté con la lectura ni el estilo. Así que lo dejé para otro momento, específicamente un año después.
    En 2018, me lo lleve a un viaje de 2 semanas para darle una chance y sin mucha expectativa: no pesaba nada, ocupaba poco espacio, me pareció que era un «librito» que iba a poder leer rápido (son 200 páginas), y que seguro me resultaba entretenido. Aprendizaje: ¡nunca subestimes a un libro! Resultó ser un montón, más allá de lo fácil y entretenido que es, para mí despertó muchas preguntas.

    ¿Qué fue lo que más te gustó del libro? ¿Hay alguna frase o momento del libro que quieras compartir?


    El libro me gusto porque me llevo a la acción de poner orden en mi casa. No sé si cumplí a rajatabla con el método pero sí que hice una limpieza de todos los espacios. Me acuerdo de todas las cosas que tiré, regalé, done y vendí. Me impresionó un poco desprenderme de todo eso por ver todo lo que había acumulado ya sin valor ni sentido en mi vida.

    “Es importante que entiendas tu patrón de posesión porque es una expresión de los valores que guían tu vida. La pregunta de qué quieres poseer en realidad es la pregunta de cómo quieres vivir tu vida. El apego al pasado y los miedos relacionados con el futuro gobiernan no solo la manera en que seleccionas las cosas que posees, representan el criterio con el cual tomas decisiones en cada aspecto de la vida, incluidas tus relaciones con la gente y tu trabajo.”

    Lo que me dejó también el libro fue repensar el modo de consumo que llevaba hasta ese momento. Empecé a revisar las cosas que compraba, la basura que generaba, qué necesitaba realmente tener. Fue un libro que de algún modo despertó en mí el consumo responsable de los recursos que tenía disponibles.

    “Lo que debemos atesorar no son nuestros recuerdos sino la persona en que nos hemos convertido gracias a esas experiencias del pasado.
    El espacio en el que vivimos debería ser para la persona en que nos estamos convirtiendo ahora, no para la persona que fuimos en el pasado.”
    Cuando termine de leer el libro, de limpiar mi casa y deshacerme de muchas cosas me quedo una sensación de liviandad, de espacio para lo nuevo. Me acuerdo que en ese momento me decía a mi misma “estoy preparada para mudarme”; y zas! 5 meses después me estaba volviendo a Neuquén. Liviana de cosas y lista para lo nuevo, para volver a seleccionar y ordenar todo lo que me hace feliz.
    “(…) quedarse sólo con lo que despierta alegría en el corazón.”
    ¿A quiénes se lo recomendarías?
    A todos lo que quieran poner orden a su vida en el ámbito que sea. Parece banal ordenar, tirar cosas, doblar ropa. Pero hay un ejercicio muy potente con decidir qué se queda en tu casa. Creo que en especial a las personas que guardan cosas y chucherías “por si en algún momento lo necesito”; y así van acumulando cosas sin sentido solo por el hecho de tenerlas. En lo personal se lo recomiendo a mi mamá, ojalá lo pueda leer en algún momento!¿Algo más que quieras agregar?

    Creo que las lecturas aparecen cuando una está preparada para afrontar las palabras que tenga enfrente. Hay una inexplicable -para mi- sincronicidad entre libro-lector que se encuentran en el momento que tiene que ser.

    ¡Muchas gracias, Ailin!