fbpx

#LasEmprendedorasAndanLeyendo – #9

La China Rodriguez recomienda Los hombres me explican cosas

Esta edición de #LasEmprendedorasAndanLeyendo es de esas que te saca fuerte, envalentonada… No se me ocurre opción más power para el mes de la mujer que la China Rodriguez.

Quiero creer que no hay persona aquí que no conozca a la China Rodriguez. Si lo hay, ruego que la sigan. A ver, la China no es una emprendedora más. La China es una emprendedora que nos muestra a tantas mujeres otra manera de hacer las cosas. Para ella emprender es sinónimo de mejorar el modo en el que nos relacionamos.

Ella misma se define como “militante del trabajo independiente y de la autogestión como formas de resistencia colectiva para hacerle frente a una sociedad que nos ofrece vínculos laborales caracterizados por las jerarquías y la competencia”.

Y en total coherencia con el momento que las mujeres estamos viviendo, nos recomienda “Los hombres me explican cosas”, de Rebecca Solnit. ¿O qué? ¿Una emprendedora acaso sólo tiene que leer sobre cómo incrementar sus ventas o sobre mentalizarse positivamente para que los recursos aparezcan? No, muchachas. Debemos también pensar la sociedad en la que vivimos para (re)conocer el lugar que ocupamos en ella.

Sin más preámbulos, la entrevista completa:

 

1- ¡Hola China! ¿Te presentás con tus palabras para quienes no te conocen?

¡Hola! Soy la China Rodriguez, soy diseñadora gráfica y marketinera y hace varios años me dedico a asesorar emprendedores en comunicación online. Soy apasionada de las redes sociales y del lenguaje como herramientas de construcción y de transformación social. Soy militante del trabajo independiente y de la autogestión como formas de resistencia colectiva para hacerle frente a una sociedad que nos ofrece vínculos laborales caracterizados por las jerarquías y la competencia.

 

2- ¿Qué libro nos recomendás y cómo llegó a vos?

Quiero recomendarles “Los hombres me explican cosas”, de Rebecca Solnit. Conocí a esta autora gracias a una anécdota que leí por ahí, en la que ella cuenta cómo un hombre que conoce en una fiesta intenta contarle el contenido de un libro sin saber que ella misma era quien lo había escrito. El concepto de mansplaining, creado por Solnit, le dio nombre a un montón de situaciones por las que pasé a lo largo de mi carrera, y por las que estoy segura que pasaron todas las mujeres profesionales.

Esas situaciones dan cuenta de que las mujeres necesitamos esforzarnos doblemente para demostrar lo que sabemos frente a un varón, que muchas veces intentan explicarnos, de manera paternalista, a veces un tanto arrogante, incluso cuestiones en las que estamos más capacitadas que ellos. Este patrón es el que nos educa en la inseguridad y en la autolimitación de la misma manera que ejercita el infundado exceso de confianza de los hombres.

 

3- ¿Qué fue lo que más te gustó del libro? ¿Una(s) frase(s) o momento(s) del libro que quieras compartir? 

Lo que más me sorprendió de este libro es que no habla únicamente del mansplaining, sino que lo utiliza como puntapié para hacer un recorrido super profundo por las distintas formas de violencia que ejercen los hombres sobre las mujeres. Empieza por este fenómeno puntual, pero también habla de la violación como conquista territorial, la vincula con el FMI y con las relaciones de poder entre países, habla de la invisibilidad de las mujeres en el arte, de la importancia del lenguaje para nombrar a estas problemáticas y de los medios digitales para visibilizarlas, de la palabra como arma para pensar el mundo en el que vivimos desde otra perspectiva.

 

4- ¿A quiénes se lo recomendarías?

Mi primer recomendación es para las mujeres que hayan notado que un varón las interrumpió para explicarles algo de manera condescendiente, que se hayan sentido desacreditadas o que hayan necesitado esforzarse más que sus interlocutores masculinos para demostrar una postura frente a algún tema. Está bueno saber que esa sensación no es individual, sino que atrás hay una cultura en la que algunas opiniones son más valoradas que otras, y que eso tiene un trasfondo de género.

Pero también me parece un material super enriquecedor para cualquier persona que quiera indagar en el feminismo como movimiento revolucionario. Les dejo una de las frases que, a mi entender, mejor resumen el espíritu del libro:

La violencia doméstica, el mansplaining, la cultura de la violación y el derecho sexual están entre las herramientas lingüísticas que redefinen el mundo con el que se encuentran muchas mujeres cotidianamente y señalan el camino para empezar a cambiarlo.

Clarence King, el geólogo del siglo XIX que dirigió varias expediciones topográficas y los biólogos del siglo XX, han utilizado el término “equilibrio puntuado” para describir un patrón de cambio caracterizado por la lentitud, períodos calmos de relativa inmovilidad interrumpida por intervalos turbulentos. La historia del feminismo es uno de esos equilibrios puntuados: las conversaciones sobre la naturaleza del mundo en que vivimos, bajo la presión de hechos inesperados, de repente avanzan. Es entonces que cambiamos la historia.

¡Gracias, China! Para mí conocerte fue un punto a favor en mi vida y espero que lo sea para más personas. Estoy muy agradecida de que hayas pasado por aquí a dejar tu recomendación.

 

 

 

 

 

 

Acá podés compartir este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Karina Wainschenker

Karina Wainschenker

¡Hola! Soy Karina Wainschenker, Licenciada en Artes, docente de la UBA, escritora, ¡y madre! Creé esté espacio porque amo todo lo que tenga que ver con procesos creativos.

Leer más

No te pierdas estos posts

Mirá esto