fbpx

Escribir un libro

"Un escritor que espera las condiciones ideales para crear su obra acabará su vida sin un solo libro terminado."

La creatividad puede llenarnos de emociones únicas e indescriptibles. No existe mejor momento que aquel donde sentimos que nuestra creatividad florece y la cabeza se nos llena de ideas. Es en este momento donde nuestras mejores obras nacen, invitándonos a que les agreguemos palabras y trabajemos en ellas para poder materializarse. Aun así, el proceso de escribir un libro no se compone únicamente de estos destellos de lucidez y claridad. Podemos encontrarnos repletas de ideas y aun así, paralizarnos ante una hoja en blanco. Muchas veces, no sabemos por donde empezar o quizás si empezamos… pero nos perdemos a mitad de camino. Es así como muchos bocetos terminan en cajones y muchas maravillosas obras nunca salen a la luz.

Si esto alguna vez te sucedió, ¡no te desanimes! Es importante que entiendas que no tiene que ver con tu calidad de escritora o artista. La realidad es que el ejercicio de escribir trae consigo muchas complejidades que no se hablan mucho y las cuales no se solucionan con fórmulas, ya que la creatividad poco tiene que ver con estructuras.

Aunque parezca difícil lograr que nuestras ideas tengan un orden y también fluyan, existen muchas maneras para poder superar estos obstáculos y disfrutar de nuestro proceso de escritura. Compartir nuestros miedos y preocupaciones es un gran primer paso para comprender que no somos las únicas escritoras bloqueadas en el mundo y que hay recursos disponibles para ayudarte a crear tu libro.

En este artículo, voy a explicar lo que podemos experimentar a la hora de escribir nuestro primer libro para dejar de tenerle miedo a ese momento donde parece que no tenemos más palabras para usar.

De la idea de escribir un libro, al libro: conócete en este proceso.

Muchas veces pensamos que para escribir un libro, tenemos que tener todas las respuestas antes de iniciarlo. La realidad es que las ideas poco tienen que ver con esta manera de trabajo. Es cierto que en mayor o menor medida, conoceremos quienes son nuestros personajes y qué tipo de libro queremos hacer. Aun así, también sucede en nosotras un proceso creativo personal que es importante que conozcamos.

El primer paso para escribir un libro no es ser profesionales o tener muchos años de práctica, sino permitirnos ser creativas y dar rienda suelta a nuestras ideas. Solemos pensar que las personas creativas tienen grandes ideas que han sido pensadas desde un principio y que poseen muchas certezas acerca de su obra en todo momento. Lo cierto es que todos somos personas creativas que la inspiración nos va llegando mediante pequeños destellos, y nuestra capacidad de encontrarnos abiertos a esa experiencia nos permitirá poder expresarla.

Las ideas pueden tener muchas formas diferentes. Por lo general, cuando comenzamos a inspirarnos para crear una historia es cuando tenemos menos certezas. Las mismas llegan a medida que aparecen las ideas, siendo un proceso íntegramente personal la manera en la que esto sucede. Por ejemplo, podemos estar haciendo la cena y que se nos aparezca en nuestra mente un lugar, un personaje o una escena.  Más tarde imaginemos otro personaje y un nuevo detalle en esta historia. Así las ideas van uniéndose y tomando una forma que nos invita a escribir más sobre ellas.

Tener la capacidad de escucharlas y permitirles desarrollarse por sí mismas es lo que va a ir completando los espacios vacíos de esta historia. Puede ser que escribamos de manera cronológica o quizás no, eso sucederá de manera natural. Así es como iremos descubriendo todos los caminos que pueden tomar una historia (¡que son miles!) y comenzaremos a decidir cuál de ellos queremos seguir.

La cantidad de estructura que utilicemos en este proceso dependerá de nosotras. Muchas personas prefieren conocer por completo los lugares, los personajes y las escenas antes de comenzar un libro. Así es como dejan que los personajes actúen por sí solos y marquen el rumbo de la escena. Otras, esperan a que las ideas hablen por sí mismas. Es a partir de ellas que comienzan a tomar decisiones sobre lo que relata la historia.

Para que todo esto suceda, es fundamental permitirse ser creativa en primer lugar. Es cuando no tomas en serio tus ideas o las descartas por creer que son incorrectas cuando no permites que sigan su camino natural. Respetar y conocer este proceso es el primer paso para poder escribir un libro. De esta manera, permitimos que toda aquella información indefinida que ronda por nuestra mente pueda llegar a ser plasmada en un papel y comience a tomar forma.

Hay cosas que es importante que entiendas a la hora de escribir un libro

Al contrario de lo que puedas imaginar, todas cuando vamos a escribir un primer borrador sentimos las mismas preocupaciones. Por eso, te comparto una pequeña lista de recomendaciones que tendrías que tener en cuenta la próxima vez que te sientas bloqueada.

Nunca va a llegar el momento donde te sientas lista para escribir un libro

Es muy probable que no te sientas preparada para comenzar tu primer libro porque te consideras inexperta o crees no te va a gustar lo que escribas. Aunque no lo creas, esto también puede sucederle a un escritor experimentado. Muchos escritores se sientan a escribir una idea y se cuestionan si son lo suficientemente talentosos o dudan de que podrán volver a ejecutar una obra. Es un hecho de que nunca vamos a sentirnos 100% listas para lo que supone crear un libro, pero esto no tiene porque ser una excusa para no animarse a hacerlo.

Es fundamental perder el miedo que tenemos a fallar. Hasta los mejores escritores han aprendido a base de repetición, creando excelentes obras sin intención de escribir el mejor libro del mundo. Únicamente despegándose de ese temor, podremos dejar de censurar nuestras ideas y sentarnos a escribir.

Tu proceso es único

No existe ninguna receta para tu creatividad. Cada persona atraviesa un proceso único e irrepetible en el mundo de las ideas, por lo que su funcionamiento siempre será personal. Nadie podrá decirte qué pasos seguir a la hora de escribir un libro, pero sí quizás puede guiarte y ayudarte a entender tu propio proceso. Si intentas seguir una estructura que no es la tuya, difícilmente podrás permitir que tus ideas fluyan. En cambio, conocer diferentes trucos y consejos para explorar tu creatividad te será de mucha ayuda.

No siempre acabarás escribiendo tu idea original

Es muy probable que comiences un libro pensando que será de una manera y que acabe siendo completamente diferente a lo que imaginabas. Las ideas se construyen en un mundo abstracto que cuenta con miles de posibilidades diferentes coexistiendo a la vez. Cuando llevamos una idea del mundo abstracto al físico, la misma puede cambiar o mutar. Las ideas van transformándose a sí mismas y trayendo consigo un relato que no esperábamos, por lo que es importante que seamos flexibles y dejemos que esto suceda con naturalidad.

Existen herramientas que pueden ayudarte

No quedan dudas que nuestra mente resguarda infinitas posibilidades que muchas veces pueden abrumarnos, pero por suerte existen muchas herramientas que pueden ayudarnos a que esto no suceda. Aunque nadie puede decirnos cómo será nuestro propio libro, a veces las consignas y las propuestas nos ayudan a bajar toda la información que tenemos desordenada en la mente. De esta manera, podemos empezar a darle un cauce a nuestra fuerza creativa.

Curso “Mi primer libro”.

Motivada por mi propia experiencia, desarrollé este curso para todas aquellas personas que quieran escribir un libro pero no sepan por dónde comenzar. Su finalidad es ayudarles a crear una planificación que convierta sus ideas abstractas en un proyecto finalizado.

“Mi primer libro” es un curso 100% online y sus clases se desarrollan a través de un aula virtual. En ella, tendrás acceso a todo el contenido siempre que quieras y sin fecha de vencimiento. Gracias a esto, todas las actualizaciones realizadas sobre este curso van a estar disponibles para vos desde el momento de tu compra.

Cuenta con 9 clases cortas pensadas para que sean flexibles y acorde a tus tiempos, además de un módulo de bienvenida y otro de conclusión. Las mismas incluyen actividades prácticas que desarrollarán tu creatividad. El contenido que vas a encontrar dentro de “Mi primer libro” es el siguiente:

Bienvenida y uso de la plataforma

Clase 1: el proceso de escritura

Clase 2: El qué, el cómo y el para quién del texto

Clase 3: La idea – primera bajada a tierra.

Clase 4: Elementos básicos del relato.

Clase 5: Estructuras hipotéticas – segunda bajada.

Clase 6: Investigar e imaginar – herramientas creativas.

Clase 7: Plan de trabajo.

Clase 8: Cierre del proyecto.

Clase 9: Ya terminé… ¿y ahora?

Cierre del curso

En conclusión

Para poder escribir un primer libro, lo único que hace falta es saber escuchar a nuestra creatividad y ser capaces de plasmar lo que ella nos dice en palabras. Aunque esto suene sencillo, muchas veces podemos enredarnos en el camino. Conocernos a nosotras mismas durante este proceso es fundamental para lograr desbloquearnos y, afortunadamente, existen muchas maneras para hacerlo.

Lo importante es no frustrarse y aprender a disfrutar de este recorrido. ¡Ninguna de nuestras escritoras favoritas se sintió 100% segura a la hora de comenzar su primer libro! Así que permitámonos experimentar nuevas cosas y dejemos que nuestras ideas afloren en libertad.

Acá podés compartir este post

Karina Wainschenker

Karina Wainschenker

¡Hola! Soy Karina Wainschenker, Licenciada en Artes, docente de la UBA, escritora, ¡y madre! Creé este espacio porque amo todo lo que tenga que ver con procesos creativos.

Leer más

No te pierdas estos posts

Mirá esto