• Elegí tu moneda

  • Las emprendedoras andan leyendo – 10

    Conocí a Romi en un curso de Nayla Norryh y me enamoré de su emprendimiento de tarjetas artísticas para celebrar. Vaya si hoy día, en plena cuarentena, no nos dan ganas de enviar esa tarjeta física que haga sentir, a esa persona querida que la recibirá, que estamos ahí dándole un abrazo de manera creativa.

    En esta nueva entrega de #LasEmprendedorasAndanLeyendo, Romi nos recomienda “Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo” de Chimamanda Ngozi Adichie. Un libro que sin dudas marcó un antes y un después en mi forma de ver a mis hijas.

    Las invito a descubrir a Romi, a su proyecto y a este librazo a través de esta entrevista:

     

    *Hola Romi, ¿te presentás para quienes no te conocen?

    Soy Romina, tuve muchos intereses distintos en mi vida, pero si hay algo que me acompañó siempre es mi amor por los libros, mi primer forma de viajar y de conocer otras formas de vivir. También soy fan del papel, hace un tiempo comencé con mi emprendimiento, Papelirea, tarjetas artísticas para celebrar, porque creo mucho en el poder de regalar tus palabras a quien querés. Creadas junto a tres genias ilustradoras argentinas para llevar buenos deseos por el mundo.

     

    *¿Cómo llegaste a ese libro?

    Uno de los libros que leí hace poco fue “Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo” de Chimamanda Ngozi Adichie, una autora nigeriana que descubrí por sus novelas “Americanah” y “Medio sol amarillo”, también muy recomendables. Me encantó su manera de teletransportarte a otras realidades e imaginarte vidas tan diferentes pero tan cercanas. Leí por algún lado que había hecho una charla TED sobre feminismo y un libro. No soy de leer mucho sobre el tema, pero me dio curiosidad y me pareció tan simple y poderoso que creo vale la pena compartir.

    No es un libro que hable del feminismo desde un punto de vista de los cambios sociales, políticos, que aún son necesarios. Muchos. Este es un libro que se originó como una carta a una amiga que le pidió a la autora sus consejos para educar a su hija en su casa, en su familia. Feminismo en casa.

    Yo siempre me consideré feminista, antes de conocer la palabra ya exigía que si yo lavaba los platos en casa, mi hermano también, que si él salía hasta tarde, yo igual. Así fui creciendo y creo haber armado una familia con estos valores de igualdad e independencia, pero como mamá de una nena, me entraba la duda si no había otras cosas que tal vez pasara por alto. Este libro es un resumen ideal, cortito, para analizar muchas de las creencias con las que crecimos y tenemos que cambiar radicalmente.

     

    *¿Una frase o momento del libro que quieras compartir?

    La frase que mejor resume su postura creo es simple pero clave: “’Porque eres una niña’
    nunca es una razón para nada. Nunca.”

    Ni esperar algo en particular de ellas porque son mujeres, ni prohibir o limitar algo por el mismo motivo. Los valores deben ser los mismos, lo que les enseñamos pueden o no hacer también, sean nenes o nenas. Parece tan obvio, pero la sociedad todavía sigue mandándonos tantos mensajes contradictorios, que queda en nosotros, mapadres, darles el correcto.

    También aconseja:

    “Piensa en tu hija como un individuo (…) Ve sus puntos débiles y fuertes como los de un individuo. No la valores de acuerdo con lo que debería ser una niña. Valórala pensando en la mejor versión de sí misma.”

    Y para mi esto es uno de los roles más importantes para nosotros, realmente intentar descubrir y apoyar esa personita que está creciendo, sin meterle preconceptos de lo que la sociedad espera de una nena (o de un nene). Por último, me quedo con la parte que habla de “cuestionar el lenguaje”. Gran tema gran de estos últimos años. Y con razón. Dice:

    “El lenguaje es el depositario de nuestros prejuicios, creencias y presunciones. Para enseñarselo tendrás que cuestionar el lenguaje.”

    Muñequita, princesa, mi hija viene con estas palabras del jardín, de la casa de los abuelos. Yo le digo que, en todo caso, si hablamos de realeza, ¡que sea una reina! Pero en realidad es un tema mucho más serio. Lo menciona muchas veces, el lenguaje construye y en nuestro idioma una letra puede hacer una gran diferencia. De a poco, tendremos que cambiar a un lenguaje que incluya a todos y les haga ver a las chicas que pueden ser lo que quieran ser,
    incluso presidenta.

     

    *¿A quiénes se lo recomendarías?

    Lo recomendaría a todos las madres y padres que quieran hacer esta mini prueba de que tan cerca o lejos estamos de estas ideas. Cuestionarlas, hablarlas, ver como vamos. Siempre hay cosas nuevas para sumar en el desafío de ver crecer a nuestros hijes (me cuesta, pero ojalá
    sea la última generación a la que le “suene raro”) en una sociedad más libre y justa para todes.

    Creo es un libro ideal para que recorra muchas manos, para leerlo y regalarlo, para que su mensaje llegue a donde tenga que llegar.

     

    ¡Gracias por la recomendación, Romina! Es, sin dudas, un libro que tiene que seguir circulando. Sea esta entrevista un pequeño empujoncito para ello.